La drogodependencia o también llamada dependencia a sustancias psicoactivas es la necesidad imperiosa de consumir una sustancia que es valorada como lo más importante en la vida para la vida de la persona drogodependiente. El usuario necesita recurre en la sustancia con regularidad, para superar los obstáculos que se lo imponen en su vida diaria. Podemos diferenciar entre dependencia psíquica y dependencia psíquica: Dependencia psíquica es cuando la necesidad de la droga produce una sensación de satisfacción y un impulso psíquico que exige la administración periódica o continua de la droga, con el fin de obtener placeres o de evitar un malestar. Representa cambios emocionales, nerviosismo, necesidad por encima de todo de conseguir droga. Dependencia física es un estado de adaptación que se manifiesta en intensos trastornos físicos cuando se suprime la administración de la droga. Se manifiestan posibles mareos, temblores, malestares, y manifestaciones del ‘mono’.Por norma general, la drogodependencia se trata más de una necesidad psicológica que física.

La adicción es el estado que conduce al consumo abusivo de una droga con el fin reobtener una sensación de bienestar y/o prevenir las consecuencias negativas de su abstinencia, situación que conlleva una búsqueda compulsiva, pérdida de control en el consumo y recaídas sucesivas a pesar de las consecuencias negativas del mismo. Tiene cuatro puntos a señalar:

  • Obsesión. En la que el individuo no piensa en otra cosa que no sean las drogas.
  • Consecuencias negativas. Lo que hace que una droga sea nociva es la que vuelve en contra de la misma persona y en contra de los demás.
  • Falta de control. El tratar de controlar una conducta adictiva es casa imposible.
  • Negación. Los adictos niegan dos cosas que son: que la droga no la pueden controlar y que sus problemas se deben a las drogas.